La justificación de un TFG es un aspecto fundamental del proyecto de fin de carrera. En resumidas cuentas, es en la justificación del TFG o del TFM donde queda patente la causa que motiva la investigación. Durante la defensa del trabajo, en la justificación se deben incluir distintos aspectos que arrojen algo de luz en relación con la metodología, la elección y los objetivos del proyecto.

No obstante, sabemos la dificultad que entraña muchas veces acertar con la defensa de la justificación del TFG, por lo que vamos a hacer un repaso por una serie de cuestiones que te pueden ayudar a realizarla a la perfección.

¿Cómo se tiene que redactar una justificación en un TFG?

El estilo de redacción y la calidad de la escritura son dos aspectos importantes en un Trabajo de Fin de Grado, pero adquieren especial importancia cuando se está hablando de la justificación. Y es que el estilo de este capítulo del trabajo tiene que ser enteramente imparcial, sin cabida a la reflexión personal (al menos en formato escrito; durante la defensa oral sí tienen cabida ciertas matizaciones personales, pero deben ser mínimas).

Pero tranquilo, no te agobies. Si no sabes cómo redactar una justificación de un trabajo, ten en cuenta la regla de oro: evita los términos apreciativos. Nada de cuánto te gusta una cuestión o la cantidad de tiempo que has dedicado a algo porque te apasiona. Todo eso está de más en el trabajo, pero sobre todo en este apartado. No olvides que un Trabajo de Fin de Grado es un proyecto de investigación, no un trabajo de Secundaria, así que evita estos coloquialismos.

A lo que sí hay que dedicar la mayor parte del cuerpo de la justificación es al objetivo que persigue el trabajo y los pilares sobre los que se va a fundamentar su metodología. Y es que este apartado sirve para demostrar al tribunal que sabes cómo justificar la elección de un tema en base a unos aspectos concretos, objetivos y lógicos. Sin embargo, como hacer una justificación de un trabajo de grado es algo a lo que normalmente no se enseña durante los años de la titulación, es habitual que se cometan errores en el estilo de la exposición.

Debes descartar cualquier aspecto genérico que no demuestre que persigues un fin específico. Coletillas del estilo “ampliar conocimientos”, “adquirir experiencia” o “saber más acerca del tema” son expresiones que no indican nada y que actúan de relleno, lo que incidirá muy negativamente en la calificación final.

Tips para dar de lleno con la justificación del trabajo

Aparte de tener que seguir un tono y un estilo concretos, para saber cómo hacer una justificación de un trabajo de grado de sobresaliente es preciso llevar a cabo un intenso trabajo de búsqueda y localización de fuentes. Y es que la mejor opción si no sabes cómo justificar la elección de un tema es apoyar tu discurso en datos que hayan sido publicados de manera reciente en algún tipo de fuente oficial.

Utiliza fuentes bibliográficas de la propia universidad

Ten en cuenta que las bibliotecas y los archivos de la universidad cuentan con numerosas fuentes bibliográficas propias que normalmente son una fuente interesantísima para obtener datos que utilizar en tu discurso. Utilizar revistas y periódicos de divulgación propia puede ser una táctica muy eficaz a la hora de basar la justificación del proyecto de fin de carrera.

Una de las combinaciones más exitosas para dar con la tecla a la hora de saber cómo hacer una justificación de un trabajo de grado adecuadamente es la que aúna el uso de fuentes bibliográficas especializadas con datos extraídos de revistas editadas por personal universitario e investigadores de la propia institución.

Sé claro en tus ideas y evita las frases de relleno

Es cierto que en la redacción del trabajo la prosa puede verse enriquecida con el uso de frases más o menos largas, nexos e interconectores, pero su uso debe estar muy medido.

Hay que saber cómo redactar una justificación de un trabajo de estas características, ya que un exceso de coletillas y frases de apoyo puede afectar negativamente a tu nota al dejar una sensación en el tribunal de que estás alargando en exceso el discurso porque no sabes qué decir. Lo mejor es que seas claro y directo en tus ideas. En este caso, mejor pecar de decidido.

Aporta datos empíricos contrastados

En los trabajos cuyo tema gire en torno a la demostración científica de un aspecto o tenga cabida cierto margen de aportación científica, debes apostar por incluir una serie de datos que hayan sido recientemente contrastados por figuras de referencia en su sector. Ten en cuenta que muchas veces los nuevos temas surgen a raíz de nuevos datos aportados por personal de investigación titulado y cualificado en su disciplina.

De hecho, las investigaciones más recientes son las que muchas veces impulsan la renovación de temas para no caer en una sucesión de calcos curso tras curso. Y es que uno de los principales escollos a los que las universidades tienen que hacer frente a la hora de crear nuevos temas para trabajos de investigación es a su arraigado y excesivo academicismo, por lo que rastrear la fuente que ha motivado la aprobación del tema suele ser una buena manera de enmarcar la justificación del tema de un TFG.

Propón siempre mejoras o direcciones de futuras líneas de investigación

Ten en cuenta que saber cómo justificar la elección de un tema no es solo incidir en las motivaciones de la elección: también ha de incluir mejoras que, en base a lo expuesto en tu discurso, creas que sean convenientes y justificar por qué.

En función del tema, algunos temas pueden estar más encorsetados que otros, pero no dudes en hacer uso de tu capacidad de razonamiento crítico para exponer lo que, a tu juicio, podría mejorarse de cara a futuras investigaciones en ese ámbito.

Dale siempre un valor práctico a tu trabajo

La justificación del tema también es un trampolín ideal para hacer que tu trabajo sea algo más que un cúmulo de conocimientos escritos en papel. Lo mejores TFGs utilizan este apartado para dejar constancia durante la defensa del papel práctico que puede tener tu trabajo a la hora de alcanzar un objetivo específico y las herramientas que propones en tu discurso para alcanzarlo.