El Trabajo Fin de Grado, o TFG, es una de las partes más importantes de la carrera —por no decir la que más—. Aprobar el TFG te dará la posibilidad de recibir tu título en mano y lanzarte al mundo laboral en busca de una oportunidad que te haga crecer como persona, así como desarrollar tu profesión en aquello que más te apasiona. Si bien es cierto que cada universidad fija sus plazos, lo cierto es que desde que nos matriculamos en el TFG hasta que nuestro tema es aceptado nos quedan unos cuantos meses por delante para poder redactarlo sin complicaciones. Pero ¿Es necesario aprovechar los más de 4 meses que tenemos para hacer nuestro TFG? En este artículo respondemos a esta y otras preguntas sobre cuánto se tarda en hacer el TFG. ¡Vamos a ello!

Cuánto se tarda en hacer el TFG

Es cierto que desde que comienza el segundo semestre del cuarto año de la universidad, allá por el mes de febrero, uno ya puede ir redactando su TFG, incluso, desde finales del semestre anterior. Las universidades son conscientes de que este trabajo tiene mucho en juego, además de que las evaluaciones son mucho más estrictas —en comparación con el resto de trabajos e, incluso, exámenes de la carrera—. Tiempo no nos faltará para poder hacerlo, sobre todo si vamos a curso por año y contamos con los créditos necesarios para podernos matricularlos cuando corresponde —por lo general, cuando nos queden un total de 72 a 75 créditos ECTS pendientes para finalizar la titulación, aunque depende de cada universidad—. Así mismo, hay que tener en cuenta que para presentar el TFG será necesario tener la mayoría de los créditos aprobados, sino es que todos —a excepción de los del propio TFG, pero también depende de cada centro—.

En cualquier caso, si respondemos de manera genérica a la pregunta de cuánto se tarda en hacer el TFG, la respuesta para que este quede estupendamente y puedas recibir una buena calificación sería de un mes o mes y medio, aproximadamente. Por supuesto, todo depende de las destrezas de los estudiantes, de cuánto se impliquen y del tiempo que tengan disponible para dedicarlo por completo a la elaboración de este trabajo final.  En el caso de que compagines los estudios con el trabajo y no suelas tener demasiado tiempo para ponerte en serio con tu trabajo final de grado lo más recomendado es que amplíes el tiempo de presentación en unos 3 meses, como mínimo. Ello te ayudará a ir mucho más relajado/a y a que el tiempo no se te venga encima.

Hacer TFG en un mes

Para hacer un TFG en un mes es fundamental que calcules los tiempos y que sepas perfectamente cómo lo vas a estructurar. Lo ideal es que repartas los tiempos de la siguiente forma:

  1. Primera semana: Consultar bibliografía.
  2. Tres semanas siguientes: Escribir y revisarlo, realizar correcciones del tutor y maquetarlo.

Algo que puede serte de gran ayuda para ahorrar tiempo en la redacción de tu TFG es que le vayas dando un formato conforme este sea redactado. Es decir, sé ordenado/a, sigue la guía de redacción del TFG que te facilite tu universidad y pregunta todas las dudas que tengas al respecto antes de comenzar. Ahora bien, ten en cuenta que lo más aconsejable es que el TFG vaya siendo revisado por el tutor y corregido por el alumno conforme se vaya avanzando en él. En este caso, hacer TFG en un mes puede quedar un poco precipitado. Quizá, lo más aconsejable sería que lo enfoques para un mes y medio o dos. Ten en cuenta que los tutores tienen otros alumnos y que muchas veces estos se desentienden y hay que ir detrás de ellos para que presten atención a nuestro trabajo. Sé precavido/a y valora todos los aspectos que puedan ralentizar la redacción de tu trabajo.

Cómo hacer un TFG en dos semanas

A veces las cosas se nos complican y nos toca apurar al máximo el tiempo para poder cumplir con todas las obligaciones. Con la presentación del TFG suele ocurrir con bastante frecuencia. En el caso de que te encuentres ante la situación de cómo hacer un TFG en dos semanas, lo fundamental para poder aprobarlo es una dedicación completa. Es decir, olvídate de todas las distracciones que puedan ralentizar el proceso y céntrate en la redacción de tu trabajo. Si tienes que llevar a cabo la redacción de unas 35 a 40 páginas, trata de redactar un mínimo de 5 hojas por día y dedica los últimos días para las revisiones y posibles correcciones, así como para darle el formato que necesita —en caso de que no lo hayas hecho antes—.

Cómo hacer un TFG en una semana

Si has llegado a este punto, lo más seguro es que estés pensando que el tiempo se te ha echado encima y que ya no vas a tener la oportunidad de aprobar tu TFG. Es cierto que responder a cómo hacer un TFG en una semana y aprobar resulta complejo, sobre todo teniendo en cuenta todos los requisitos que debes tener en cuenta a la hora de presentarlo. Te esperan días de intensa actividad mental por delante, sin embargo, no todo está perdido. Te recomendamos que desde ya comiences a recopilar la información bibliográfica y la documentación que necesites, que olvides las entrevistas presenciales y las envíes por email —o que optes por otras fuentes más generales— y que, al menos, redactes un total de 10 hojas por día.

Ahora bien, si conoces tus límites y sientes que no vas a ser capaz —o que el resultado será desastroso—, aún te queda una última oportunidad que puede ayudarte a aprobar y con buena nota. En este caso, tu mejor opción para responder a cómo hacer un TFG en una semana es confiar en la ayuda de los expertos que se dedican a la redacción de TFG, así como de TFM, como hacemos en TFGaTiempo. Comprar un TFG te permitirá obtener una buena calificación en tu trabajo y dedicar más tiempo a preparar tu exposición de cara al tribunal evaluador. En TFGaTiempo contamos con muchos años de experiencia en el mundo educativo y con docentes de las distintas áreas universitarias que se encargarán de que tu trabajo sea único, original y de calidad —siempre manteniendo la confidencialidad con el alumno—.

Ponte en contacto con nosotros si quieres comprar TFG o TFM.