La realización de un Trabajo Final de Grado o un Trabajo Final de Máster requiere de fuentes especializadas para poder realizarse. La cantidad de fuentes que podemos encontrar, así como la calidad de las mismas, influyen de manera decisiva el éxito del trabajo. Y es que cuando se trata de elaborar un TFG o un TFM no solamente debemos escribir lo primero que se nos venga a la cabeza para completar al número de palabras o páginas indicadas, debemos documentarnos y citar adecuadamente de dónde obtenemos la información. Es decir, debemos indicar cuáles han sido nuestras fuentes. Estas nos permitirán documentar nuestro trabajo, contextualizarlo e, incluso, darle un enfoque totalmente nuevo o ampliar otras investigaciones.

En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre las fuentes primarias y secundarias. Analizamos qué son y para qué sirven cada una de ellas, así mismo te mostramos ejemplos de fuentes primarias y ejemplos de fuentes secundarias para que no tengas dudas. ¡Sigue leyendo este artículo para más información!

¿Qué es una fuente primaria y secundaria?

Las fuentes de un TFG o TGM son las referencias bibliográficas que utilizaremos previamente a nuestra investigación para sentar las bases, así como para construir los resultados. Las fuentes tienen como función responder a los objetivos que queremos conseguir con nuestro trabajo final o hipótesis que planteamos. No todas las fuentes que encontramos al elaborar nuestro trabajo son fiables, esto es algo que seguramente ya sabrás, pero que merece la pena prestar especial atención sobre todo cuando te encuentras desarrollando un trabajo tan importante para tu futuro. Fíjate muy bien, sobre todo, cuando la información sea obtenida de internet.

Fuentes de información primarias

Las fuentes de información primarias son aquellas que se caracterizan por contener información original y nueva. Es decir, son el resultado de un trabajo intelectual de una investigación. Estas fuentes se caracterizan, así mismo, por estar publicadas por primera vez —de ahí que sean originales—, además, no son filtradas, resumidas, evaluadas o interpretadas por un tercero. Estas fuentes suelen encontrarse, sobre todo en los archivos históricos, como los archivos municipales, los diocesanos, las hemerotecas de cada ciudad… También pueden extraerse de una investigación cualitativa, como ocurre con las entrevistas —de hecho, se trata de una de las fuentes más valoradas, si se elige adecuadamente la autoridad para hablar de un tema específico; es decir, que hayan presenciado un hecho o que sean expertos en la materia—. Las fuentes primarias siempre requieren de una investigación de campo para poder obtenerlas.

Fuentes de información secundarias

Las fuentes de información secundaria son aquellas que tienen como fin principal recopilar la información de las fuentes primarias, así como resumirla o reorganizarla. Esta información que se obtiene de las fuentes primarias y que puede encontrarse en estas fuentes de información secundarias resultan de gran ayuda para agilizar y facilitar los procesos de consulta. Es decir, con ellas se puede consultar y recopilar una mayor cantidad de bibliografía en menos tiempo. Las fuentes de información secundarias suelen estar disponibles en bibliotecas tradicionales y online, así como en bases de datos académicas de diferentes archivos digitales, como el de Google Académico. Este tipo de fuentes son las más utilizadas en trabajos de TFG y TFM, aunque depende del tipo de trabajo y de la temática elegida.

¿Existen las fuentes terciarias?

Hemos explicado qué son las fuentes de información primarias y las fuentes de información secundarias, ahora bien ¿Existen las fuentes de información terciarias? ¿Para qué sirven? Las fuentes de información terciaria consisten en una combinación de ambas fuentes, es decir de las primarias y de las secundarias. Un ejemplo de fuente terciaria sería un manual didáctico para patentes, aunque también una bibliografía, un catálogo de biblioteca, directorios, artículos sobre encuestas, listas de lectura… Wikipedia en un claro ejemplo de fuentes terciarias.

Cómo seleccionar fuentes primarias y secundarias para un TFG o TFM

Después de explicar qué es una fuente primaria y secundaria es importante que prestemos atención a cómo debemos seleccionarlas para que nuestro trabajo final quede presentable y para que la información elegida resulte de interés. Fíjate en lo siguiente:

  • Analizar documentos impresos: Es decir, visitar aquellos rincones en los cuales puede obtenerse información de todo tipo. Por ejemplo, bibliotecas o archivos. Se trata de material original o primario, de mayor calidad en muchos casos. Aunque este debe complementarse con el secundario, más actualizado en general.
  • Filtrar lo más conveniente: Debes hacer uso de los buscadores académicos, pero filtrando lo conveniente. Estos son un recurso muy valioso para los investigadores que quieren presentar un trabajo de calidad, puesto que los documentos que han sido publicados en ellos han pasado por filtros que certifican su valor y credibilidad. Filtra por autores, temas, fechas o palabras clave y encuentra la información que necesitas.
  • Validar la información: Intenta llegar al origen de la información siempre que puedas para validad la información. Es decir, no te quedes con las citas que se hacen sobre un documento, por ejemplo. Encuentra el documento original y cita la fuente primaria en tu bibliografía.
  • Escoger a personas expertos en un tema: Las personas expertas en un tema pueden proporcionarte información muy valiosa y novedosa que no puedes encontrar en cualquier otro lugar. Le dará a tu trabajo un aspecto exclusivo y único.

Fuentes primarias y secundarias: ejemplos

Aunque ya hemos hecho mención a algunas fuentes primarias y secundarias, ejemplos y modelos que pueden servirnos como referencia para realizar nuestro TFG o TFM, en este apartado queremos aprovechar el espacio disponible para exponer los ejemplos en cada caso de manera ordenada.

Ejemplos de fuentes primarias

Estos son algunos ejemplos de fuentes primarias:

  • Una patente.
  • Entrevistas.
  • Libros de época.
  • Memorias.
  • Manuscritos.
  • Discursos.
  • Periódicos.
  • Diarios
  • Documentos oficiales de instituciones públicas.
  • Informes técnicos.
  • Informes médicos.
  • Grabaciones de vídeo.
  • Encuestas de investigación.

Ejemplos de fuentes secundarias

Estos son algunos ejemplos de fuentes secundarias:

  • Clasificación Internacional de Patentes de España.
  • Artículos de revistas (dependiendo de la disciplina, también pueden ser primarios).
  • Documentales.
  • Enciclopedias o diccionarios.
  • Antologías.
  • Directorios
  • Artículos que analizan e interpretan otros trabajos o investigaciones.
  • Resúmenes de trabajos.
  • Obras bibliográficas.
  • Revisiones de casos.